«Desde que empecé a enseñar en Agora (hace algo más de 20 años), el mundo ha cambiado mucho: la globalización, los avances de las tecnologías de la información y la comunicación, la preocupación por el medio ambiente, el crecimiento de la multiculturalidad en nuestra sociedad… y nuestro proyecto educativo se ha ido adaptando a las nuevas necesidades sociales.

Lo que no ha cambiado en todo este tiempo es la exigencia de alumnos y familias, que siguen queriendo encontrar en nosotros la mejor preparación para el futuro de las generaciones jóvenes. Desde que nuestros alumnos pueden escoger estudiar Bachillerato Internacional, siento que les abrimos una puerta más para obtener una formación que les diferencie. La experiencia del Bachillerato Internacional supone una nueva perspectiva en el aprendizaje y en la enseñanza, de manera que los alumnos aprenden de manera más significativa y se convierten en mayores protagonistas de su formación.

Además, al tener que complementar su currículum con actividades de creatividad, acción y servicio, se consigue alcanzar uno de los objetivos fundamentales de nuestro proyecto educativo, que es la formación integral de nuestros estudiantes. Por lo tanto, seguimos formando los mejores estudiantes y las mejores personas.»

«Desde que empecé a enseñar en Agora (hace algo más de 20 años), el mundo ha cambiado mucho: la globalización, los avances de las tecnologías de la información y la comunicación, la preocupación por el medio ambiente, el crecimiento de la multiculturalidad en nuestra sociedad… y nuestro proyecto educativo se ha ido adaptando a las nuevas necesidades sociales.

Lo que no ha cambiado en todo este tiempo es la exigencia de alumnos y familias, que siguen queriendo encontrar en nosotros la mejor preparación para el futuro de las generaciones jóvenes. Desde que nuestros alumnos pueden escoger estudiar Bachillerato Internacional, siento que les abrimos una puerta más para obtener una formación que les diferencie. La experiencia del Bachillerato Internacional supone una nueva perspectiva en el aprendizaje y en la enseñanza, de manera que los alumnos aprenden de manera más significativa y se convierten en mayores protagonistas de su formación.

Además, al tener que complementar su currículum con actividades de creatividad, acción y servicio, se consigue alcanzar uno de los objetivos fundamentales de nuestro proyecto educativo, que es la formación integral de nuestros estudiantes. Por lo tanto, seguimos formando los mejores estudiantes y las mejores personas.»

15 / 01 / 18