«Y quién nos diría que hacer bolitas de papel, conseguir “gummets” en la clase de inglés, aprender la tabla del 9, saltar las vallas en educación física, tocar el violín y dibujar christmas, nos permitiría calcular integrales, escribir narraciones, resolver ecuaciones químicas, estudiar el funcionamiento de la célula, entender e interpretar textos de Platón, calcular las fuerzas ejercidas entre los planetas y muchas cosas más.

Hemos aprendido a ser críticos, a no conformarnos y a superarnos día a día. Nos han enseñado a desarrollar al máximo nuestras posibilidades y a potenciar aún más aquellas que nos son más apropiadas. Y lo más importante, hemos descubierto que con esfuerzo podemos llegar tan lejos como nos propongamos.»

12 / 01 / 18