«Cuando llegas a una nueva casa todo son incógnitas. Yo me acabo de sumar a este proyecto llamado “Àgora”, y poco a poco voy resolviendo algunos de estos interrogantes.

Está claro que una institución no es más que la suma de su gente, y si hablamos de una escuela, concretamos en alumnos, profesores y familias (no me olvido de mantenimiento, cocina, secretaría, equipo directivo, etc. pero todo esto se escapa de mi competencia y mi día a día). En estos meses resumo mis sensaciones en: alumnos con potencial y muchas posibilidades, familias implicadas, y un equipo docente entregado, profesional y remando todos en una misma dirección con la ilusión de ayudar en todo lo posible a nuestros alumnos.

Claro, si tenemos la compleja tarea y la enorme responsabilidad de formar entre todos a jóvenes competentes y preparados, y te das cuenta al resolver las incógnitas iniciales que disponemos de alumnos con potencial, colaboración de las familias y un equipo docente de primera, sólo se me ocurre que no podemos desaprovechar esta oportunidad. A trabajar.»

12 / 01 / 18