Razones por las que en Agora Sant Cugat International School creemos que la nutrición es un valor en el que educar

Sabemos que los primeros años de vida son esenciales para el desarrollo cognitivo, emocional y social de los niños, pero también lo son para establecer unos correctos hábitos alimenticios y una buena relación con la comida, por eso, educar en nutrición es algo que en nuestro centro nos tomamos muy en serio.

La alimentación tiene un papel esencial en la salud de las personas, por eso, es necesario que los niños adopten hábitos alimenticios saludables desde la infancia, ya que, al ir acostumbrándose a ellos desde pequeños, será más fácil que mantengan una dieta saludable, equilibrada y variada en un futuro. Si desde pequeños se adoptan malos hábitos nutricionales, será más difícil cambiarlos después. Para iniciarse en esos hábitos saludables es fundamental que tanto la familia como el colegio pongan su granito de arena para asentar en los niños estas costumbres.

Un dato que debe invitar a la reflexión y a actuar: según cifras de la Organización Mundial de la Salud, en todo el mundo, el número de lactantes y niños pequeños (de 0 a 5 años) que padecen sobrepeso u obesidad aumentó de 32 millones en 1990 a 41 millones en 2016. Si se mantienen las tendencias actuales, el número de lactantes y niños pequeños con sobrepeso aumentará a 70 millones para 2025 (más información en este enlace).

Riesgos de una mala alimentación

Para poder concienciar a los alumnos sobre la necesidad de llevar una alimentación sana, lo primero es saber cómo influye en el desarrollo de los niños la alimentación: «Con hábitos adecuados en la alimentación y en el estilo de vida, contribuimos de forma positiva en la construcción y modelado de su cuerpo y en la mejora de su salud, rendimiento físico e intelectual. Una buena nutrición es la primera línea de defensa contra numerosas enfermedades infantiles que pueden dejar huella en los niños de por vida. Los efectos de la desnutrición en la primera infancia (0 a 8 años) pueden ser devastadores y duraderos. Pueden impedir el desarrollo conductual y cognitivo, el rendimiento escolar y la salud reproductiva, debilitando así la futura productividad en el trabajo», explica el chef de Agora Sant Cugat International School, Isaac Cortes.

Las familias deben ser conscientes de que hay enfermedades crónicas que se padecen desde edades muy tempranas que son, en buena parte, consecuencia de una sobrealimentación o alimentación inadecuada. Una dieta balanceada y con patrones saludables de alimentación ayuda a prevenirlas y a promover el desarrollo cognitivo del niño: «Un niño con buena alimentación tiene menos posibilidades de sufrir trastornos nutricionales, anemia, sobrepeso, obesidad, caries dentales y problemas de aprendizaje escolar, contribuyendo a la prevención de ciertas patologías en la edad adulta como son las enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer», tal y como asegura nuestro chef.

Los errores nutricionales más frecuentes

Para poder hacer cambios en la alimentación de nuestra familia, es importante saber detectar qué errores cometemos con frecuencia y, tal y como afirma nuestro chef Isaac Cortes, hay algunos muy repetidos:

  • Más lácteos de los necesarios: muchos niños consumen más lácteos (leche, yogures, quesos) de los que su cuerpo necesita (alrededor de 3 raciones diarias). Este exceso puede generar inapetencia, problemas de absorción de hierro y estreñimiento, además de una excesiva ingesta de grasa animal y sus correspondientes grasas saturadas.
  • Zumos envasados: muchas familias recurren a ellos porque son más rápidos y cómodos, pero no aportan la misma cantidad de fibra y vitaminas que una pieza de fruta. Además, estas bebidas azucaradas no suelen saciar la sed, sino invitar a un mayor consumo.
  • Bollería industrial y el pan de molde: incluyen bastantes azúcares y, además, al ser blandos suelen evitar el esfuerzo de masticación que tan necesario es para el desarrollo de dientes, encías y músculos faciales.
  • Carne roja, embutidos y salchichas: actualmente tanto peques como adultos consumimos demasiado estos alimentos ingiriendo así un exceso de grasas saturadas. Es mejor consumir carnes blancas, pescado y legumbres.

¿Cómo educamos en nutrición desde la infancia en nuestro centro?

Para que los niños adopten e interioricen unos adecuados hábitos alimenticios es necesario que en clase se trabaje y se hable sobre nutrición. Además, hemos hecho diferentes charlas con el alumnado para transmitir esa información y concienciar sobre la importancia de tener una buena alimentación, variada y saludable.

En este compromiso por ofrecer una alimentación saludable, en Agora Sant Cugat International School el servicio de comedor y el menú escolar son pilares básicos: el centro dispone de tres comedores con capacidad para 404, 302 y 156 alumnos, además de un cuarto comedor en Agora Patufet Infant School con capacidad para 72 alumnos. El colegio dispone de cocina propia y se ofrecen menús alternativos en función de las edades y de las necesidades que, por prescripción médica o causa razonable, requiera cada alumno. La elaboración de los menús se lleva a cabo bajo las directrices de un médico dietista que asesora al colegio para ofrecer menús equilibrados y saludables. Los menús habituales son: general, hipocalórico, sin lactosa, sin gluten y vegetariano.

Además, recientemente se ha implementado en el menú mensual «el día del alumno» en el cual un curso elige por votación el menú que se comerá en todo el colegio: «El hecho de que ellos participen y se involucren en la toma de decisiones del menú demuestra hasta qué grado han asimilado toda la formación anterior», asegura Cortes, que señala que también es relevante que «durante la hora del comedor se mantienen conversaciones con aquellos alumnos a los que les cuesta un poco más ver la importancia de tener una alimentación saludable. Eso ayuda a recoger de primera mano la evolución y desarrollo del proyecto nutricional».

Asesoramiento del chef Juan Llorca 

Nuestro compromiso de ofrecer una alimentación saludable y un proyecto nutricional de calidad, nos lleva a la constante evolución y a la búsqueda de la diversidad en la alimentación, por eso, hemos actualizado nuestro menú y la educación nutricional en el servicio de comedor.

Buscamos la excelencia académica, pero queremos que esta vaya acompañada de una serie de competencias, de conocimientos para la salud y el bienestar físico, mental y emocional, por eso, hemos recurrido al reputado chef experto en nutrición y alimentación infantil, Juan Llorca, para el asesoramiento y diseño de nuestros menús saludables, garantizando una mayor presencia de frutas y vegetales, apostando por los alimentos frescos frente a los precocinados y ultraprocesados, optando por una mayor presencia de proteínas vegetales (especialmente legumbres) y por la elección de proteínas animales de calidad. Además, para la elaboración de nuestros menús se recurre a técnicas preferentes como la cocción frente a las frituras y se hace una apuesta por una educación alimentaria para un futuro saludable.

En su blog, Juan Llorca asegura que está «convencido de que la educación alimentaria puede mejorar la relación de los niñ@s con la comida» y en nuestro colegio trabajamos cada día porque esa relación sea lo más saludable y gratificante posible.

12 / 02 / 21